Ser Scout (por María Molina)

El pasado mes de Febrero tuvo lugar el primer Festival de la Canción de Scouts MSC Albacete que fue todo un éxito, y hoy queremos recordar parte de una actuación del Grupo El Pilar que emocionó y conmovió a muchos de los allí presentes:

“EL SER SCOUT”

Llegar a kraal o no, llevar toda la vida  o acabar de venir, ser de un

 grupo o de otro, ser de varios… sea como sea el final, esta historia que hoy hemos querido co

 

ntar seguro que se parece mucho a las vuestras. SOMOS SCOUTS y solo nosotros conocemos la magia de una vela de insignias bajo ese cielo de mil millones de estrellas. Ese compromiso social, esa forma de vida, esas ganas de querer ser, de aspirar, de luchar y conseguir todos nuestros sueños y dando siempre la mejor versión de nosotros mismos, mejorando a cada paso y sin necesitar más… como diría el Principito: “sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible para los ojos”

 

Y ahí reside la felicidad, en las sonrisas verdaderas, en el apoyo incondicional de ese amigo, de descubrir personas, de explorar, en la curiosidad, en las ganas de querer saber más, de que el camino es la meta… en caernos una y mil veces, de curarnos las heridas, aprender de ellas y sobrevivirlas, que cada cicatriz adorne nuestro cuerpo y así sea más nuestro…Marcas de que estamos vivos, de que seguimos hacia adelante, que si queremos podemos, que lo que no nos mata nos hace más fuertes.

 

Del “Siempre listos” tatuado a fuego en la piel, sin miedos o con ellos pero valientes y con actitud.

 

Del bailar la vida hasta que se nos gaste, hasta que duela, hasta que de la risa te canses, bailarla hasta que duela esa felicidad.

 

Del tumbarnos en el suelo sin que nada más importe, quedándonos jóvenes, así, eternamente, hablando con nosotros mismos y conociéndonos mejor, sorprendiéndonos por lo que somos y aprovechándonos de esa soledad que nos da tanto respeto.

 

Del ser diferentes al resto de la gente, de que nos guste más por encima de todo el con quién y no el cómo, de perder la cabeza, el norte y lo que hiciera falta, total ya nos encontraremos.

 

Del ser capaces de soñar las 24 horas los 7 días de la semana, mejor que tener sueño a todas horas y siempre en una nube, llena de cosas bonitas, pero bonitas de verdad, como las almas, porque si no somos alma, entonces, ¿Qué somos?¿Qué nos queda?…

 

Del ser nosotros la fiesta, los invitados, la magia y el champ

 

án imaginario con el que brindaremos esta tarde…

 

Una carta.

Una promesa.

Un recuerdo.

Una vida.

Y un enorme GRACIAS.

 

María Molina Buendía

Responsable de Pioneros

G.S. EL PILAR

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *